1. Lavar a mano con jabón neutro y abundante agua fría.
     
  2. No lavar con ningún tipo de compuesto clorado.
     
  3. No limpiar a seco.
     
  4. No utilizar ningún tipo de suavizante.
     
  5. Después del uso, especialmente en piscinas, lavar inmediatamente con abundante agua fría para retirar residuos de cloro, ácidos grasos (sudor) y otros.
     
  6. No dejar estacionada la prenda húmeda luego del lavado, escurrido o centrifugado.
     
  7. Secar la prenda extendida por escurrimiento a la sombra.
     
  8. No utilizar plancha.
     
  9. Evitar todo contacto de la prenda con bronceadores, aceites u otros cosméticos grasos que dañan el tejido al absorberse.